Cámara de comercio Brasil-España

Buenas perspectivas para los inversores en Brasil tras las elecciones

16 enero, 2019
Brasil elecciones

La Cámara de Comercio Brasil-España (CCBE) ha celebrado su Comité Jurídico, con la colaboración de Squire Patton Boggs, bajo el título “Clima de negocios postelectoral en Brasil: Novedades legales y fiscales y relanzamiento de oportunidades”. Después de las palabras de bienvenida de Antonio del Corro, director ejecutivo de la CCBE, ha intervenido Andoni Hernández, director de Iberian Desk en Demarest Advogados, quien ha destacado los aspectos de oportunidad y negocio que se abren en Brasil tras las pasadas elecciones.

Andoni Hernández ha querido remarcar el carácter intervencionista del gobierno de los últimos 16 años, precisamente contrario al talante del nuevo ejecutivo, por lo que se espera que se inicie un periodo con expectativas muy positivas e interesantes.

Además, ha subrayado tres hitos importantes en Brasil: el paso de una dictadura que acabó en 1985, periodo de hiperinflación (1994) y el caso Lava Jato (2014), lo que ha cambiado la realidad del país en el aspecto de hacer negocios.

Durante los últimos tiempos, ya se estaban acometiendo avances relevantes como la reforma laboral y, por tanto, se han reducido más del 40% de las reclamaciones en las empresas brasileñas que, aun así, sigue siendo complejo. En segundo lugar, la liberalización del control en las aerolíneas brasileñas y, en tercer lugar, la recuperación económica de las empresas estatales.

Brasil lleva un año despegando con un aumento significativo de la inversión extranjera. Los operadores que ya trabajaban allí, siguen apostando fuertemente por el país. Si bien algunas compañías de infraestructuras españolas con actividad en Brasil han retenido sus proyectos.

Un Gobierno más liberal

En este sentido, el momento internacional es muy positivo, y la llegada del nuevo gobierno más liberal también está ayudando. Jair Bolsonaro, con el que en principio nadie quería hacer alianzas, ha tenido a la postre un efecto positivo. Ha nombrado su ejecutivo sin hacer concesiones, sin tener que devolver favores de ningún tipo; lo que le aporta independencia. La pregunta es cuál va a ser su capacidad para negociar en el Congreso brasileño. La otra sorpresa de estas elecciones es que hay una gran renovación entre los diputados.

En el Congreso hay tres grupos de interés o lobbies, que son los conocidos como las tres B (Buey, Bala y Biblia). Con los tres, el Presidente Bolsonaro tiene capacidad de influencia y están alineados con sus proyectos. Hay una buena perspectiva en el mercado porque sus proyectos pueden llevarse a cabo. El principal es el equilibrio de las cuentas públicas que pasa por la reforma de la Seguridad Social.

Paulo Guedes, responsable de Economía del nuevo gobierno, apuesta por el equilibrio financiero desde el primer año, apoyándose en la privatización a través de ingresos extraordinarios.

En este sentido, Jair Bolsonaro se muestra obsesionado para que su gobierno sea más independiente y liberal. La previsión es que se ponga en marcha la reforma de las pensiones, la reactivación de las infraestructuras, la agenda de privatizaciones de empresas públicas y una apuesta por la atracción de capital privado. Y por supuesto, la esperada reforma fiscal.

Por su parte, José E. Aguilar Shea, socio de Squire Patton Boggs y coordinador del Comité Jurídico de la CCBE, ha compartido con los asistentes las posibles modificaciones que se llevarán a cabo en torno a la reforma fiscal, entre las que se incluyen la tributación de salida de dividendos, el incremento del Impuesto de la Renta de las personas físicas (27,5%) y las ganancias de capital no residentes (15-22,5%). Aguilar Shea ha puesto también de relieve las cuestiones más conflictivas como son los Juros sobre el capital propio, las retenciones sobre servicios pagados al exterior, la guerra fiscal entre estados y la deducibilidad del Fondo Consorcio Agio.

Finalmente, Andoni Hernández ha subrayado el momento tan interesante en el que vivimos para los inversores en Brasil, la revalorización de la moneda brasileña y los sectores que serán estratégicos en los próximos años, como son las infraestructuras, tecnológico, inmobiliario, minero, agronegocio, energía, educación y sanidad.

Si te gustó este artículo, ¡Compártelo!

Deja tu comentario