Cámara de comercio Brasil-España

Registro y Certificaciones de alimentos y bebidas en Brasil

20 enero, 2020
registro y etiquetado de alimentos

La Cámara de Comercio Brasil – España (CCBE), en colaboración con VSV EuroGlobal, ha puesto en marcha una jornada para esclarecer el proceso de obtención del registro de productos y etiquetados, además de abordar cómo realizar la autorización de establecimientos y cuáles son los plazos para obtenerlos.  

El encuentro, que ha tenido lugar este viernes en la Casa do Brasil de Madrid, ha sido inaugurado por Carolina Carvalho, representante de la CCBE, quien ha reconocido que, a través de estas iniciativas, “la Cámara tiene como objetivo apoyar a las empresas fabricantes de productos alimenticios terminados, así como de alimentos frescos, que tengan interés en exportar en el mercado brasileño”.

Por su parte, María González, portavoz de VSV EuroGlobal, ha sido la encargada de resolver todas las cuestiones relacionadas con este sector, teniendo en cuenta que “el flujo bilateral entre Brasil y España es muy amplio. Este último país tiene un verdadero interés en exportar sus productos al mercado brasileño, que cuenta con más de 200 millones de habitantes y que está experimentando una recuperación en su economía, ya que, actualmente, se encuentra en crecimiento sostenido con proyección positiva para 2020”, ha afirmado.

Asimismo, “en Brasil los productos europeos están muy valorados y demandados. Se aprecia también un aumento en la demanda de productos gourmet españoles, en concreto, como el jamón, embutidos y queso”, ha declarado la consultora de VSV EuroGlobal.

Por último, María González ha analizado, de forma práctica y desde la experiencia de los técnicos en los registros en el Ministerio de Agricultura Brasileño (MAPA), el tema del registro en alimentos simples, alimentos de origen animal y productos específicos (como pueden ser el aceite de oliva o las bebidas). Sobre todo, resulta interesante destacar los productos de origen animal porque “el registro de estos alimentos ha evolucionado a pasos agigantados. Mientras que antes, las empresas tardaban más de un año en completar todo el proceso, desde 2018, los trámites burocráticos se han reducido hasta los siete días para productos como el jamón o queso manchego, y hasta los 120 días para productos formulados y más complejos, como el fuet o chorizo”, ha concluido.   

Si te gustó este artículo, ¡Compártelo!

Deja tu comentario