Cámara de comercio Brasil-España

El nuevo marco de saneamiento brasileño espera atraer 80 mil millones de euros

27 julio, 2020
El nuevo marco de saneamiento brasileño espera atraer 80 mil millones de euros

Según un comunicado de la consultora Llorente y Cuenca Brasil, el país latinoamericano puede llegar a convertirse en uno de los objetivos mundiales de la inversión privada, debido a las oportunidades que giran en torno al nuevo escenario de saneamiento brasileño.

Y es que el Senado de Brasil, tras aprobar el nuevo Marco Legal para el saneamiento básico, el cual será publicado por la Presidencia de la República en los próximos días, abre la puerta a la inversión por parte de las empresas de todo el mundo. Asimismo, se espera que la inversión necesaria para llevar a cabo el proyecto, que consistirá en la universalización del saneamiento para 2033, sea de más de 80 mil millones de euros, lo que va a suponer posicionar el sector de saneamiento básico como una de las materias estratégicas de las inversiones en infraestructura.

Cabe decir que este nuevo Marco Legal se ha visto acelerado por el aumento de casos de coronavirus en Brasil; una situación que ha puesto de manifiesto la gran demanda del saneamiento, ya que actualmente, 35 millones de brasileños no tienen acceso a la red de agua potable y cerca de 100 millones viven sin recolección ni tratamiento de aguas residuales.

Por ello, y según los expertos brasileños, esta regulación cuenta con el potencial de convertirse en algo parecido a la revolución que experimentó Brasil en la década de los 90, cuando se implementaron las torres de telecomunicaciones, con el objetivo de que los ciudadanos se beneficiaran de las ventajas del sector telefónico.

Creación de la Agencia Nacional del Agua (ANA)

Antes de la nueva legislación, el sistema de saneamiento brasileño estaba regulado por más de 50 agencias estatales y municipales. Con la aprobación de este nuevo Marco Legal, se crea la Agencia Nacional del Agua (ANA), que se convierte en el organismo regulador que inspeccionará la calidad del agua, la universalización del servicio para 2033 y la regulación de las tarifas de agua, así como el tratamiento de aguas residuales.

Otro de los avances importantes es que ANA puede ejercer sobre los proyectos del sector. Asimismo, la asistencia técnica y financiera para estos proyectos, que puede ser en forma de participación en las PPPs (Participaciones Público-Privadas), está vinculada a la licitación pública o la concesión de servicios por parte de los municipios de forma aislada o por medio de consorcios, cuyo objetivo es ofrecer un atractivo financiero a los contratos.

En cuanto al requisito de licitación por parte de los municipios, creará competencia entre las grandes empresas estatales y los grupos privados. Sin embargo, este ha sido uno de los puntos que ha causado cierta controversia entre los partidos de la oposición, ya que consideran la obligación de los municipios a la hora de privatizar los servicios que, de ser así, no garantizaría el acceso universal.

No obstante, uno de los puntos más relevantes de la nueva legislación, se centra en los denominados “contratos de programa”, que se firmaban sin licitación entre los municipios y las empresas estatales de agua y alcantarillado. A partir de ahora, se establece que los contratos vigentes puedan renovarse, siempre que se ajusten a los nuevos objetivos de universalización de los servicios: suministro de agua al 99% de la población atendida por la empresa de saneamiento, además de la recolección y el tratamiento de aguas residuales para el 90% de la población.

El papel de los inversores

Los representantes del mercado son optimistas ante la nueva oportunidad que aparece en el país latinoamericano, ya que se abren nuevas puertas a la inversión, con un entorno más seguro y unas tasas de rendimiento del 8% al 9% al año.

Sin embargo, los inversores solo formarán parte de este proyecto, si la implementación de la Ley es correcta y si el fortalecimiento de ANA y la aparición de proyectos de licitación están bien estructurados.

Desde la Cámara de Comercio Brasil-España (CCBE) consideramos que noticias como estas no solo mejoran la calidad de vida de los brasileños, sino que también potencian la economía del país, teniendo en cuenta la gran oportunidad que supone para las empresas extranjeras invertir en el sector de infraestructuras.

Para descargar la nota informativa, haga clic aquí.

Si te gustó este artículo, ¡Compártelo!