RELACIONES BILATERALES

Brasil y España son dos grandes socios estratégicos que promueven las relaciones bilaterales gracias a la fuerte presencia inversora de las empresas españolas en el mercado brasileño, la importancia del intercambio comercial entre las dos regiones, además del interés mutuo de sus ciudadanos por la lengua y la cultura de ambos países. 

Así pues, España es el segundo inversor extranjero del país latinoamericano, y Brasil es el cuarto destino de inversiones externas para España. El flujo de inversiones de Brasil hacia España es aún pequeño, ocupando la 18ª posición entre países inversores, presentando aún gran potencial de crecimiento. 

Las oportunidades que surgen para empresas interesadas en hacer negocios en Brasil y en España son innumerables, y desde la CCBE estamos aquí para ayudarles a aprovecharlas. 

Brasil, una gran tierra de oportunidades

Además de poseer una situación geográfica estratégica y vastos recursos naturales, Brasil cuenta con una superficie de 8.515.770 Km2 y con una población de casi 210 millones de habitantes, siendo uno de los países más grandes y más poblados a nivel mundial. 

Siendo una de las economías más importantes en el mundo, durante los últimos años Brasil se encuentra trabajando para potenciar las alianzas con el sector privado como uno de los motores principales de la economía. 

El Gobierno brasileño está impulsando diferentes operaciones de asociación con dicho sector. Aparte del conocido Programa de Parcerías de Investimentos (PPI), otros proyectos gubernamentales a destacar son las operaciones de privatización y desestatalización en las que el sector privado es clave; una filosofía que se extiende a los 26 estados que constituyen la República Federativa de Brasil. 

El hecho de que los inversores españoles se fijen en Brasil se debe también a que el país está fomentando las relaciones en el marco multilateral. Entre los objetivos primordiales se encuentran implementar el acuerdo Unión Europea-Mercosur o el acceso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

España se caracteriza por su gran calidad de vida tanto para los propios ciudadanos, como para los extranjeros que también residen en el país. Áreas como sanidad, educación, cultura, lengua, seguridad o tolerancia, entre otras, hacen que España sea uno de los destinos favoritos en el mundo.  

Ocupando la posición 13 como mayor economía mundial por volumen de PIB, España, que tiene una superficie de 505.935 Km2   y una población de más de 47 millones de habitantes, ofrece interesantes oportunidades de negocio en sectores clave como las TIC, energías renovables, biotecnología, medio ambiente, turismo, aeroespacial y automoción, debido a un entorno competitivo. 

Todas las empresas que se instalan en España tienen acceso al mercado nacional, que no deja de ser muy atractivo. Además, es una de las puertas de entrada a otros mercados como Europa, Norte de África y Oriente Medio. 

Pero sin duda alguna, España sirve de puente entre la Unión Europea y los países iberoamericanos, en concreto Brasil, debido a su posición geoestratégica, prestigio, relación histórica-cultural y presencia de las compañías españolas en esta región. 

Brasil, una gran tierra de oportunidades

Además de poseer una situación geográfica estratégica y vastos recursos naturales, Brasil cuenta con una superficie de 8.515.770 Km2 y con una población de casi 210 millones de habitantes, siendo uno de los países más grandes y más poblados a nivel mundial. 

Siendo una de las economías más importantes en el mundo, durante los últimos años Brasil se encuentra trabajando para potenciar las alianzas con el sector privado como uno de los motores principales de la economía. 

El Gobierno brasileño está impulsando diferentes operaciones de asociación con dicho sector. Aparte del conocido Programa de Parcerías de Investimentos (PPI), otros proyectos gubernamentales a destacar son las operaciones de privatización y desestatalización en las que el sector privado es clave; una filosofía que se extiende a los 26 estados que constituyen la República Federativa de Brasil. 

El hecho de que los inversores españoles se fijen en Brasil se debe también a que el país está fomentando las relaciones en el marco multilateral. Entre los objetivos primordiales se encuentran implementar el acuerdo Unión Europea-Mercosur o el acceso a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). 

España, una ventana para acceder al mercado global

España se caracteriza por su gran calidad de vida tanto para los propios ciudadanos, como para los extranjeros que también residen en el país. Áreas como sanidad, educación, cultura, lengua, seguridad o tolerancia, entre otras, hacen que España sea uno de los destinos favoritos en el mundo.  

Ocupando la posición 13 como mayor economía mundial por volumen de PIB, España, que tiene una superficie de 505.935 Km2   y una población de más de 47 millones de habitantes, ofrece interesantes oportunidades de negocio en sectores clave como las TIC, energías renovables, biotecnología, medio ambiente, turismo, aeroespacial y automoción, debido a un entorno competitivo. 

Todas las empresas que se instalan en España tienen acceso al mercado nacional, que no deja de ser muy atractivo. Además, es una de las puertas de entrada a otros mercados como Europa, Norte de África y Oriente Medio. 

Pero sin duda alguna, España sirve de puente entre la Unión Europea y los países iberoamericanos, en concreto Brasil, debido a su posición geoestratégica, prestigio, relación histórica-cultural y presencia de las compañías españolas en esta región. 

Enlaces de interés