Perspectivas económicas y de negocio en Brasil

La economía brasileña crecerá un 3,6%, según los datos arrojados por el Fondo Monetario Internacional (FMI), de los cuales se ha hecho eco el Informe Latam, publicado por El Confidencial. La extensión de Brasil, así como su demografía (más de 210 millones de ciudadanos), hacen que sea una región de interés para cualquier empresa. Aunque el país ha tenido una recuperación tardía tras la crisis de 2008 y los efectos de la pandemia han sido bastante duros para su economía, los expertos son optimistas en cuanto a la evolución de la recuperación económica para 2021 se refiere, ya que se espera un crecimiento del 3,6%.

Oportunidades de negocio


Uno de los puntos clave que determinarán la recuperación de la economía brasileña, es una serie de sectores que generarán grandes oportunidades de negocio. Así pues, mercados relativos a necesidades primarias, como alimentación o combustible, son solo algunos de las apuestas de los inversores extranjeros para dinamizar la economía.


Hacer negocios en Brasil


A día de hoy, Brasil ocupa el puesto 124 del informe Doing Business, documento que realiza el Banco Mundial y que analiza la facilidad para hacer negocios en todos los países. Entre los esfuerzos en los que Brasil se tiene que focalizar para aumentar su posición en este ranking, son, sobre todo, la política burocrática, ya que ralentiza el tiempo necesario para constituir una empresa.
No obstante, Brasil ya está trabajando para ofrecer soluciones al respecto. Prueba de ello, son los acuerdos bilaterales. Así pues, Brasil y España tienen un convenio establecido para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal. Dicho convenio se centra en los cánones que deben abonar las empresas españolas en Brasil el país latinoamericano y la tributación de dividendos.

Aranceles


En este sentido, es necesario destacar que, si una empresa española quiere hacer negocios en Brasil, debe conocer los aranceles establecidos. La buena noticia para las empresas españolas es el acuerdo llevado a cabo entre la Unión Europea y Mercosur, la alianza de países para establecer los mismos aranceles para las regiones exportadoras. Gracias a este acuerdo, se pretende rebajar de forma notable dichos impuestos, especialmente, para productos que se exportan desde España, como el vino o el aceite de oliva. Aunque dicho acuerdo aún está paralizado, Brasil se encuentra entre las regiones más interesadas para que finalmente salga adelante.