El auge de las Start-Ups brasileñas

La plataforma de innovación Distrito ha publicado una encuesta destacando el crecimiento de las Start-Ups brasileñas en los dos primeros meses del año, ya que se han realizado 85 operaciones por un total de 918 millones de dólares en inversiones. Esta cantidad supone una cuarta parte del total recibido en 2020. Por ello, si las inversiones continúan con este ritmo, se prevé que el capital invertido en estas empresas supere, a mediados de julio, los 3.500 millones de dólares acumulados en el último año.

Febrero, el mejor mes de crecimiento de la última década

Haciendo hincapié en febrero, se ha alcanzado un 77% más de inversiones destinadas a Start-Ups brasileñas en comparación con el mismo mes de 2020 y, por tanto, se aprecia un aumento del capital inversor que asciende a los 275 millones de dólares. En el histórico de transacciones estamos ante el mejor febrero para las Start-Ups brasileñas de la última década.

Todos estos datos reflejan un crecimiento al alza, no solo de las Start-Ups, que son capaces de madurar para ofrecer mejores soluciones, sino también de la propia economía del país. Por ello, “estos procesos de financiación cada vez serán más relevantes”, ha declarado Eduardo Fuentes, analista de Distrito.

Si nos fijamos en el tipo de empresas que ha obtenido mayores fuentes de financiación, observamos que las fintechs han sido las líderes en captación de capital privado, acumulando una cantidad de 500 millones de dólares en tan sólo 11 operaciones. Le siguen varias Start-Ups minoristas con 200 millones recibidos y las empresas emergentes relacionadas con el ámbito de la educación, impulsadas por más de 84 millones.

Crece el volumen de inversiones de Capital Riesgo

Además, según revela el informe de Distrito, Brasil se ha acercado a otras economías respecto al volumen de inversiones de Capital Riesgo de Start-Ups en comparación con el Producto Interior Bruto (PIB) del país. Teniendo en cuenta que, en 2015, las inversiones de este tipo sólo representaban el 0,06% del PIB, actualmente, esta cifra es del 0,32%. Sin embargo, aún queda mucho camino por recorrer para registrar porcentajes del 2% como las economías de China o Israel.